Cada vez que nos planteamos la importancia de la Web 2.0, la evolución de sus aplicaciones y los más diversos softwares que llegan al usuario final para facilitarle, e incluso mejorar sus trabajos o empresas, nos encontramos con novedades sorprendentes. Desde el alcance increíble que brindan las redes sociales, a la llegada casi masiva del software de nóminas a las grandes, medianas y pequeñas empresas. Cada una de estas cosas ya forma parte de las vidas de los usuarios finales, pero no solamente como una herramienta que necesariamente demanda un experto, sino que ya se ha alcanzado un nivel de simplificación en sus manejos que todos los usuarios pueden, con un mínimo de conocimiento y práctica, sacar de ellos el máximo provecho.

Las redes sociales sin ir más lejos han llegado a competir cara a cara con los medios de comunicación tradicionales, viéndose estos obligados a sumarse a las nuevas tecnologías con sus versiones online paralelas a las versiones impresas. Y dando a su vez un lugar a aquellas personas que publican en sus blogs, redes sociales o comunidades, sus propios puntos de vista u opiniones respecto a los sucesos cotidianos que son de público conocimiento.

El ejemplo más claro de todo esto son los movimientos sociales que se han manifestado ante la crisis y han logrado convocatorias multitudinarias a traves de la web; como así también hacer llegar todo lo que está sucediendo en nuestro país, de manera inmediata, a todos los puntos de este planeta. Fotos que en el mismo instante que son capturadas aparecen en redes sociales, relatores de la realidad que no pertenecen a ningún medio tradicional pero que nos acercan una versión de la historia que no debemos dejar de lado. Vídeos sobre las más variadas temáticas que nos permiten aprender-descubrir-compartir todo tipo de conocimiento, blogs que hacen trascender nuestros emprendimientos más allá de toda frontera imaginable; todo esto y mucho más es la web 2.0.

Cada día más imprescindible, cada vez más al alcance de todos, una herramienta cuyo significado ya se encuentra ligado de manera insustituible a la palabra éxito. Si aún no te atreves a involucrarte en ella es hora de comenzar a hacerlo, a menos que quieras ser parte del pasado.

Fuente: Blogbuscadores

Enhanced by Zemanta