El blog nació en los años 90 como desarrollo de las bitácoras online, que poco a poco fueron ganando en popularidad.

Nunca fue más fácil entrar en Internet y dirigirse al público con mensajes propios. Pero llegar a ser un bloguero de verdad, que ponga mensajes a diario y cuide de su página, no parece tan fácil y es común ver blogs en los que el último mensaje data de hace varios meses. ¿Qué se necesita para ser un bloguero?

“Hay que saber sostener una opinión, tener algo que decir y estar convencido de que no hay que dejar que sean sólo los medios de comunicación los que comenten la política, la vida cotidiana o la cultura”, asegura Oliver Glassner, experto alemán en blogs.

El blog nació en los años 90 como desarrollo de las bitácoras online, que poco a poco fueron ganando en popularidad. La palabra “blog” es una combinación de las palabras bit y log. Un “bit” es la unidad mínima de información en informática, mientras “log” es el nombre en inglés de las bitácoras que tradicionalmente llevaban los capitanes de barcos. La popularidad del blog en los medios de habla hispana creó el verbo “bloguear” y el sustantivo “bloguero” o “blogger” para designar esta actividad en Internet.

El perfil más común de bloguero en el mundo de habla hispana es un usuario masculino de entre 25 y 34 años de edad que vive en una gran ciudad, principalmente en España, Argentina, México y Chile. Recurre a las redes sociales Facebook y Twitter y se interesa por temas de actualidad, cultura y sociedad. Para bloguear, se sienta ante el PC los días de semana, en especial miércoles y jueves, según una encuesta de la empresa Bitacoras.com de investigación online.

El año 2011 mostró la fuerza de las redes sociales como medio de comunicación y en especial como vehículo de expresión política y de protesta. Su papel fue vital durante las revoluciones de la Primavera Árabe en Túnez, Libia, Egipto, Arabia Saudi y Siria. El blog fue también clave en los movimientos de protesta juvenil de los “indignados” en España, Francia e Inglaterra, además de Estados Unidos y América Latina.

Técnica, ciencia, vida cotidiana y política son algunos de los temas que lleva desde hace once años el bloguero berlinés Jörg Kantel en su página Schockwellenreiter.de. “En ese entonces, jamás me habría imaginado que esto iba a cambiar tanto mi vida”, dice echando la vista atrás. “Mucho menos pensé que iba a durar tanto tiempo e iba a entrar en la historia como abuelo de un Weblog“. Para bloguear, según dice, se requieren cinco condiciones: “Gusto por la escritura, gusto por la investigación, un mensaje, una piel dura y sed de publicación”.

Técnicamente, el bloguear presenta pocas dificultades. Lo más fácil es recurrir a los numerosos servicios gratuitos en Internet. En algunas ofertas clásicas de blog como WordPress.com, Blogger.com (Google), Xanga.com o LiveJournal, se puede comenzar a bloguear inmediatamente tras registrarse. Estos sitios ofrecen esquemas listos para incluir textos y fotos, además de una dirección de Internet. Quien visite la página puede además agregar sus propios comentarios.

Los nuevos servicios web combinan el blog con funciones de los sitios de redes sociales. Posterous, por ejemplo, es un servicio que combina los idiomas alemán y español, tanto en Facebook como Twitter. Por el contrario, en Tumblr se puede seguir a un bloguero y asumir sus comentarios en la página propia, algo denominado “reblogueo”. Por su parte, Storify combina mensajes con contenidos procedentes de redes sociales.

Leer más en LaVanguardia.com.mx

Enhanced by Zemanta
Anuncios