Miriam Zaragoza Marketing

Algunos emprendedores tienen la idea de que si su empresa ya es funcional, implica que ya tienen una propuesta de valor. Dejemos en claro lo que el valor que le demos a nuestro cliente es:

  • Cambiante, ya que se adapta al micro y macroentorno, a los cambios en hábitos de consumo.
  • Tiene un ciclo de planeación, implementación, control y evaluación.
  • Nos da ventaja y diferencia de nuestros competidores más cercanos.
  • Nuestras decisiones estratégicas irán relacionadas a esta propuesta de valor.

Un buen comienzo será entonces preguntarnos lo siguiente para definir nuestra propuesta de valor:

¿Cómo queremos que nos perciba el cliente?

Somos un producto premium, accesible, genérico, exclusivo, para adultos o niños etc.  Todo lo relativo a nuestra estrategia de posicionamiento.
¿Cómo podemos conocer qué desea el cliente?

Si no tenemos acceso a estudios de mercado de nuestra industria, un análisis de tendencias de mercado será la opción más aceptable…

Ver la entrada original 218 palabras más

Anuncios