La popularidad que ofrecen las redes sociales no se traduce necesariamente al mundo real y puede volverse una espada de doble filo.

Gracias a Facebook, hoy más que nunca, recordar los cumpleaños de nuestras amistades, saludarlas, estar al tanto de lo que les ocurre o darles un “like” es algo muy sencillo. Pero si bien la red social ofrece estas y otras ventajas, también puede volverse una espada de doble filo.

Muchas veces Facebook hace que la comunicación que se entabla en su plataforma sea “atrofiada”. Una felicitación por un cumpleaños, un saludo o comentario no necesariamente transmiten los verdaderos deseos que tenemos para con las personas.

“La gente pasa mucho tiempo mirando las vidas de sus amigos, leyendo publicaciones y actualizaciones, mirando fotos y sintiendo que están conectados con ellos; sin embargo, con frecuencia, no se relacionan con ellos más allá de las pantallas de su monitor”, comenta Karen…

Ver la entrada original 367 palabras más

Anuncios