Ciudad de México. Los defraudadores dentro del comercio electrónico utilizan herramientas cada vez más sofisticadas para cometer los delitos, mientras que las empresas aún dependen de códigos débiles de seguridad, aseguró un estudio de la consultora Javelin y la empresa Vesta.

Ver la entrada original 535 palabras más

Anuncios