Donde tejemos la opinión

Por Pedro Pablo Cortés

Estoy cansado de Facebook y las demás redes sociales. Estoy seguro de que muchos lo estamos.

Entrar a Instagram es ver a alguien presumir cuerpazo, viajes o salidas en bares y restaurantes chic.

Twitter se ha convertido en una inagotable fuente de frustración, pues es una lista interminable de malas noticias, repleta de comentarios homofóbicos y machistas.

Me duele el cuello de revisar con tanta frecuencia WhatsApp, donde los grupos sólo sirven para dos cosas: compartir los mismos memes una y otra vez, o impedir que uno pueda desconectarse del trabajo o los proyectos de equipo.

Y, por supuesto, está Facebook, donde es cotidiano enfrascarse en discusiones eternas y sin sentido, apreciar que la vida de los demás está repleta de éxitos y someterse a un escrutinio público constante.

Las redes sociales son lugares fastidiosos y frustrantes en los que es posible estar atrapado por…

Ver la entrada original 516 palabras más

Anuncios